Skip links

Primero de mayo

Autor: Alejandra Quezada

En esta entrega de “fechas importantes de México y el mundo que no sabemos por qué son importantes” vengo a explicar los pormenores de lo que conocemos como el Día del Trabajo.

¿Cómo es que siendo día del trabajo no se trabaja?
Bueno, déjame platicarte cómo surgió y por qué se conmemora de esta manera.

Fuente: CadenaSer

Esta fecha surge en París, por parte del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional y surgió como un homenaje a los Mártires de Chicago, quienes fueron unos sindicalistas anarquistas ejecutados en Estados Unidos por participar en las jornadas de lucha para el ajuste de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto más alto tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket.

A partir de entonces se convirtió en una fecha conmemorativa y reivindicativa que trata sobre luchar por todos los derechos laborales de cada trabajador en diferentes partes del mundo.

En Estados Unidos, Canadá y otros países no se celebra esta conmemoración, en su lugar se celebra el Labor Day, el primer lunes de septiembre en un desfile realizado en Nueva York y organizado por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo.

Como ya lo mencionamos, la principal exigencia de los trabajadores en esas fechas era que la jornada laboral no excediera las 8 horas al día. Según sus necesidades, debían ser 8 horas de trabajo, 8 horas de ocio y 8 horas de descanso, principalmente en el auge de la Revolución Industrial, donde los maquinistas y obreros trabajaban jornadas excesivas por un muy bajo salario. Anteriormente solo existía una ley que obligaba a los dueños de las líneas de ferrocarriles a no hacer que los maquinistas de éstos laboraran más de 18 horas diarias y si no cumplían con esta ley debían pagar una multa de 25 dólares.

Fuente: Cronista

El 17 de octubre de 1884, la Federación Estadounidense del Trabajo, había resuelto que desde el 1 de mayo de 1886 la duración legal de la jornada de trabajo debería ser de ocho horas, yéndose a la huelga si no se obtenía esta reivindicación, recomendándole a todas las uniones sindicales que buscaran hacer leyes similares en todas sus jurisdicciones. Pero al llegar la fecha y no cumplirse el acuerdo de la llamada Ley Ingersoll, 200 mil trabajadores se fueron a huelga y otros 200 mil amenazaron con iniciar paro de labores.

En Chicago, donde las condiciones de trabajo eran más deplorables que en varios otros estados, los trabajadores pararon todas las maquinarias y fábricas por completo, la única fábrica que trabajaba a costas de los rompehuelgas era la de maquinaria agrícola Hellmans, cuyos trabajadores estaban en huelga desde el 16 de febrero de ese mismo año, pues querían descontar parte de su salario a los trabajadores para la construcción de una iglesia, sin embargo los trabajadores rompehuelgas la pusieron a funcionar, sin unirse a la causa de sus compañeros obreros.

Además de que en Chicago la huelga continuó por los siguientes dos días, el 2 de mayo se disolvió una manifestación de más de 50 mil personas y el 3 de mayo cuando en la fábrica Hellmans sonó la sirena de cambio de turno de sus trabajadores rompehuelgas, los obreros que participaban en el paro de labores se lanzaron contra ellos, dando lugar a una batalla campal. En ese momento los policías de Chicago arribaron y comenzaron a disparar a quemarropa a los obreros, dejando un saldo de 6 muertos y decenas de heridos.

Al día siguiente, el 4 de mayo, se concentraron en la plaza de Haymarket más de 20 mil personas que fueron reprimidas por 180 policías uniformados. Un artefacto explosivo estalló entre los policías produciendo un muerto y varios heridos. La policía abrió fuego contra la multitud matando a 38 personas y dejando más de 200 heridos. Chicago fue declarado en estado de sitio y con toque de queda, deteniendo a centenares de trabajadores que fueron golpeados y torturados, acusados del asesinato del policía.

Después de los actos violentos, la prensa y la sociedad estaban alentando la detención y pena de ocho anarquistas obreros que luchaban por sus derechos, mandando a tres de ellos a prisión y con pena de muerte a cinco de ellos.

Y es, por todos estos hechos, que se conmemora el Día del Trabajo, por antecesores que han tenido que luchar para que nosotros disfrutemos de derechos laborales, beneficios y prestaciones que hace cien años hubieran sido impensables.

Fuente: Venelogia