Skip links

Los retos del periodista digital

Autor: UNICLA

Un verdadero periodista no es aquel que se dedica a recolectar y difundir información, sino un ser con un enorme sentido de responsabilidad social que utiliza el lenguaje y los medios a su alcance para dar una perspectiva crítica de una realidad, ayudando a que el lector construya su propia opinión e incitando a la acción.

En ese sentido, el periodismo es un pilar fundamental de la sociedad y es justo por esa razón que debemos tomarnos el tiempo de analizar qué está sucediendo con el periodismo y cuáles son los retos que enfrenta en la era digital.

Mucho se ha hablado de los retos del periodismo tradicional y su adaptación a la nueva era; sin embargo, migrar a plataformas novedosas haciendo uso de los últimos avances tecnológicos no es el fin del camino. El periodismo digital no se limita a ejercer la profesión desde un medio exclusivamente diseñado para la red, tampoco se trata de transferir el formato físico de un diario tradicional a una página web o generar contenido basura pensando sólo en lo que el usuario promedio quiere ver. Más allá de la plaga de las Fake News, el periodista de nuestra era enfrenta una serie de retos:

Vencer la llamada dictadura del clic

Este término se utiliza para manifestar, que hoy en día, es más importante el alcance, las reacciones y los números que la calidad. El reto no es sólo generar contenido que la gente vea y comparta, sino no perder de vista que el periodismo debe hacer un aporte social, dejar algo para la reflexión y tener un trasfondo, sea cual sea el tema.

Garantizar a su audiencia información verificada

Las personas que consultan noticias en Internet quieren tener la certeza de que esa información es real y el reto del periodista es adelantarse a ese pensamiento, ofreciendo a sus lectores diferentes fuentes, que les permitan tener una síntesis del tema y así poder llegar a una reflexión, la credibilidad en la era de la desinformación es uno de los retos más grandes que enfrenta esta profesión.

Monetizar su contenido

Otro desafío del periodista es encontrar estrategias que le permitan generar recursos. Todos los días se suman a la red, revistas, diarios y noticieros, en distintos formatos: desde el blog hasta el podcast o las transmisiones en vivo; de igual manera muchos otros desaparecen porque son incapaces de traducir las visitas y reacciones en ingresos. (Es curioso cómo los medios tradicionales vendían espacios publicitarios para promocionar un negocio y ahora muchos medios digitales deben recurrir a la publicidad pagada para posicionarse).

Estar preparado para la evolución constante

Es necesario que el periodista digital sepa adaptarse a las tendencias y nuevas plataformas o herramientas, lo cual exige una actualización constante y la capacidad de salir de una zona de confort.

Especialización

Los periodistas son bien conocidos por ser todólogos: saber manejar una cámara, poder redactar, corregir, diseñar, hacer entrevistas, investigaciones, hablar de cualquier tema, poder instalar el equipo necesario para realizar una transmisión, hacer banners, memes, enlaces en video o cápsulas para radio, etcétera. Lo cual, representa un reto en sí mismo; sin embargo, más allá de dominar todas estas habilidades, el periodista actual debe especializarse, encontrar un área en la que se desempeñe mejor que nadie y conocer el tipo de audiencia a la que se va a dirigir. Los micromedios son un éxito en la red y eso se debe a que tenemos especialistas en determinado tema ofreciéndole a una audiencia específica todo lo que quiere y necesita saber ya sea de cine, deporte, política, ciencia, fotografía etcétera. Los buscadores de la red son cada vez más específicos y se basan en algoritmos que utilizan tu información para mostrarte lo que considera más afín a tus gustos o necesidades; entonces, un medio especializado, tiene más probabilidades de ser sugerido a un internauta que un medio genérico que aborde muchos temas distintos para diversos públicos.

Mantener los valores y principios éticos del periodismo tradicional

Un periodista de nuestra era debe ser muy responsable y cuidadoso cuando se toquen temas que son sensibles para ciertos sectores o comunidades, esto implica educarse en temas como el lenguaje inclusivo, perspectiva de género, evitar el uso de términos que hoy en día se consideran despectivos y ofensivos. Si bien, es difícil complacer a todo el mundo y siempre habrá personas que estén en desacuerdo con nosotros, un periodista nunca debe utilizar en su lenguaje términos que contribuyan a replicar un discurso de odio o vulnere las libertades y derechos de un grupo de personas. Sobre todo, en un entorno digital, en el que la información se esparce y viraliza a gran velocidad.

Utilizar la interacción y el CGU (Contenido generado por los usuarios) a su favor

En la era digital, los usuarios disfrutan de crear contenido, ser parte de una comunidad virtual y sentirse vinculados a través de la interacción. Un periodista digital nunca debe perder de vista este aspecto y es necesario que genere entornos en los que su audiencia pueda interactuar y enriquecer el contenido.

El reto de un periodista es mucho mayor en la era digital porque debe encontrar la forma de proyectarse profesionalmente en un entorno competitivo, donde impera la desinformación, la batalla por los likes, la inmediatez y por conseguir una exclusiva. Debe mantenerse vigente en la era de la rápida obsolescencia, ser parte de las tendencias, construir una imagen y una reputación digital, ser confiable, interactuar con su audiencia y monetizar su contenido entre otras cosas.

Sin embargo, el mayor reto es nunca perder de vista que el periodismo tiene una labor social y que nuestro trabajo debe siempre aportar algo positivo, ayudar a construir una audiencia crítica y ser un factor de cambio.