Skip links

Diferencias muy iguales

Autor: Alejandra Quezada
Alumna de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación

¿Qué tienen en común un cuervo y un mariachi?…
Para este inicio tan extraño tengo un tema muy particular, pero antes que nada bienvenidos al blog en este 2021 y ¡feliz año para todos!

Fuente: Especial

Ahora, mi nueva encomienda es escribir textos interesantes; claro está, sin perder mi estilo.

Por eso, empiezo con esta adivinanza que no es adivinanza.

Quién iba a pensar que dos grandes escritores compartían la misma fecha de nacimiento con más de 100 años de diferencia. Buscando un tema interesante, yo me acabo de enterar de ello.

En 1809, un 19 de enero, nació en Estados Unidos, uno de los escritores más raros, más bizarros, más misteriosos y más sombríos de todos los tiempos: Edgar Allan Poe. Su especialidad de los relatos cortos vino a revolucionar el cuento de terror con un estilo único y elegante.

Poe quedó huérfano a temprana edad y fue adoptado por el matrimonio Allan, aunque nunca oficialmente. Su poema más célebre sin dudas fue «El Cuervo», del cual sacamos esa famosa y re sonada frase “nunca más” y cuya obra se ha traducido y adaptado en película, sketch, teatro, referencias cinematográficas y cualquier cosa que tenga que ver con la cultura gótica antigua.

Por otro lado, en 1926, el mismo día pero en México, en el estado «donde la vida no vale nada», es decir Guanajuato; nació nuestro poderosísimo «Fello», José Alfredo Jiménez. Escritor de cientos de canciones, como «El Rey», que siguen siendo himno de México en todo el mundo, con letras cálidas y sencillas pero sobre todo una lírica muy armónica.

José Alfredo, quien a su modo también fue especialista en escribir composiciones cortas pero igual de certeras y precisas, quedó huérfano de padre a temprana edad y también se ha convertido en un ícono, pero de la música regional mexicana, siendo interpretadas sus canciones por muchos cantantes del género e incluso pasadas a otros ritmos y géneros como el rock, boleros y hasta cumbias.

Fuente: Crónica

Entonces, cuando digo que en qué se parecen un cuervo y el mariachi, mi respuesta es «en absolutamente nada», pero ambos tienen su esplendor de una o de otra manera. Porque tengas la edad que tengas, en algún momento de tu vida has visto una referencia de las obras de Poe o ese retrato de un hombre con cabello despeinado que confundes con Einstein de joven, y también en uno o varios momentos han entrado por tus oídos canciones de José Alfredo como «Tú y las nubes» o «Te solté la rienda», u alguna otra. Ambos a su modo son íconos de una cultura y de un país.

Por si fuera poco, el alcohol formó una parte desastrosa en la vida y muerte de ambos, José Alfredo murió a causa de cirrosis, consecuencia de su alcoholismo, a la edad de 46 años; y por otro lado, aunque las causas de muerte de Poe son y seguirán siendo un misterio, lo que se sabe es que se le encontró por las calles en un estado delirante y después de dos días falleció en el hospital de Washington College. Posterior a su muerte, su rival literario, Rufus Wilmot Griswold, publicó una biografía suya señalándole por consumir sustancias nocivas; y aunque todas las evidencias que exponía eran falsas, la imagen de Poe fue llevada así por la conciencia colectiva, hasta muchos años después.

Será la ascendencia del zodiaco, la fama, quizá el talento, o lo que haya sido, pero estos dos personajes sí tenían sus similitudes y no eran pocas. En lo personal, soy más lectora de Edgar Allan Poe que fan de José Alfredo Jiménez; pero sí me siento orgullosa de ser mexicana cuando escucho una de sus canciones sonando en cualquier lugar.

¿Ustedes qué opinan?