Skip links

¿Aula invertida? Qué es y cómo aplicarla

Autor: UNICLA

¿Imaginas un sistema en el que los alumnos estudien y se preparen en casa, para posteriormente, hacer sus tareas en el aula, apoyándose en diversas plataformas y herramientas tecnológicas, con un profesor cuyo rol sea facilitar el acceso a la información y guiar a sus alumnos en el proceso de aprendizaje?

Fuente: The Flipped Classroom

Flipped classroom o aula invertida, es un modelo pedagógico creado por Aaron Sams y Jonathan Bergmann que da la vuelta a las clases tradicionales, facilitando que los estudiantes tengan un rol más activo y utilicen las nuevas tecnologías para adquirir y poner en práctica conocimientos.
La necesidad de transformar nuestro sistema educativo parece, hoy, un reto atrasado. 2020 cambió nuestra concepción de la palabra aprendizaje. Tuvimos que convertirnos en profesores y alumnos digitales en tiempo récord; pero admitámoslo, a poco más de un año del inicio de la pandemia, las clases virtuales se hacen cada vez más difíciles, los alumnos están cansados de las pantallas, de las diapositivas, del exceso de tareas y los límites de entrega. Por otra parte, los maestros dan clase a un montón de cámaras apagadas, notan cada vez más ausencias y menos participaciones.
Pero calma, existen alternativas que brindan mayor autonomía a los alumnos y hacen del aula un espacio de interacción mucho más enriquecedor.

Flipped classroom

Este modelo consiste en dar la vuelta a las clases tradicionales, el alumno recibe en casa toda la información a aprender y el tiempo clase se utiliza para hacer tareas, trabajos en equipo y diversas prácticas que refuerzan el conocimiento previamente adquirido. Se trata de un enfoque integral que, cuando se aplica con éxito, no deja espacio para la pasividad.

Fuente: Freepik

Flipped Learning

Se trata de invertir los roles tradicionales: el alumno se convierte en el protagonista, exponiendo ante la clase sus conocimientos previos, el profesor escucha, pregunta y facilita que los alumnos adopten un rol más activo.

Esta alternativa didáctica ofrece muchos e importantes beneficios; por ejemplo, el aprendizaje se convierte en un proceso personalizado, se fomenta el trabajo en equipo y permite que el alumno consulte los contenidos cuantas veces lo requiera.

Sin embargo, su éxito dependerá, en gran medida, de la planeación antes de clase. El profesor debe considerar lo que espera que sus estudiantes aprendan, facilitar recursos digitales y diseñar actividades que le permitan comprobar si el tema se ha comprendido. Además, los alumnos deben responsabilizarse y comprometerse con su propio aprendizaje.

Consejos para aplicar una Clase Invertida

  • Tener claros los objetivos

    No sólo de la asignatura, también es importante que el alumno sea consciente del propósito de las actividades a realizar y entienda lo que debe hacer con los recursos facilitados.

  • Nunca entender el aula, como un espacio físico determinado

    El salón de clase ya no se limita a 4 paredes, puede y debe haber interacción a través de videoconferencias, tutoriales, correos electrónicos o plataformas institucionales, para que las actividades realizadas en clase puedan ligarse al trabajo individual.

  • El material proporcionado debe ser sencillo, atractivo y significativo

    Finalmente, debemos buscar que el conocimiento adquirido no se olvide una vez terminada la evaluación y que todos, incluyendo al profesor, experimenten un crecimiento personal.

Fuente: Freepik